EL CARBÓN DE LOS REYES MAGOS

Los diamantes en su origen son carbón.

Si, si, como el de los Reyes Magos de oriente, pero estaréis pensando que ya podían haberlo traído en versión de diamante en vez de azúcar verdad? Pues nuestro gozo en un pozo.

Las piedras que en su mayoría están formadas por carbono y que se encuentran en la corteza terrestre tiene que sufrir unas condiciones de presión y temperatura tan extremas que el mineral cambia su estructura atómica convirtiéndose en una piedra preciosa.

Y tan preciosa, el diamante.

La MÁS preciosa de las joyas, seguida de esmeraldas,  rubíes y zafiros.

Este apretujamiento tan brutal se produce a una profundidad de entre unos 140 y 190 km hacia el interior de la tierra. En estas condiciones de altísima temperatura muchos de los minerales que acompañaran a nuestro futuro diamante estarán fundidos en forma de lava, y saldrá todo junto hacia la superficie mediante una erupción volcánica.

Una vez que tenemos a nuestro potencial diamante en la superficie habrá que limpiarlo de impurezas y valorar, además de sus quilates finales, otras propiedades que determinaran su valor real:

Brillo, color, talla, pulido, impurezas interiores…

Mediante técnicas que limpian  y sacan brillo a nuestro diamante, y tras la talla y el pulido éste habrá perdido varios quilates en el proceso. Aunque cuanto más brillo, será más blanco, y cuanto más limpio de impurezas mayor será su valor aunque sea pequeño en quilates.

El diamante es el mineral más duro conocido. Ocupa el primer lugar en la escala de dureza de Mohs.

En 2009, unos investigadores de la universidad de Harvard, descubrieron un mineral 11 veces más duro que el diamante. Son los denominados HIPERDIAMANTES, en realidad son agregados de nanobarras de diamante, es decir una combinación sintética de diamante que lo hace ser mucho más duro que lo que se conocía.

Otra curiosidad que os cuento es que en 2012, la NASA descubrió un planeta que podría ser un diamante en 1/3 de su masa.

Esto equivaldría a 3 veces la masa de la tierra.

Pero tranquilos, está a 40 años luz de nosotros, aunque se puede ver a simple vista una noche clara como una estrella cualquiera de la constelación de Cáncer. Además, si pudiéramos disponer de tanta cantidad, los diamantes perderían totalmente su valor y su gracia, claro.

La talla y el color son dos de las cualidades más valoradas en los diamantes.

Hay muchísimos tipos de talla, pero las principales son:

tallas diamante

El GIA (Instituto Gemológico Americano) ha establecido la graduación del color de los diamantes de manera que a más transparencia mayor valor. Estos valores del color se gradúan mediante letras:

  • D- Totalmente Incoloro
  • EF-Incoloro
  • GHIJ-Casi incoloro
  • KLM-Amarillo pálido
  • NOPQR-Amarillo muy claro
  • STUVWXYZ-Amarillo claro

Los comentarios están cerrados.